FIESTAS

hueco invisible

65 CUMPLEAÑOS DE LA MAMI DE RUBÉN

(celebrado su día, el domingo 28 de mayo de 2006)

todos menos el que saca la foto el regalo para la cumpleañera con gafas se lee mejor ahí está el cheque por masajes y spa tía y sobrinas
tío y sobrino

esperando que empieze el SHOW

papá comienza a recitar el poema de Iñigo

con arte

mamá disfrutando

marina nos muestra su pie

el pedrolas lo graba todo

el rapsoda

FIN

mamá relee el poema

y las peques se animan a recitar más
.

y una afoto de las sobris con los collares
y algo que te han escrito (o dibujado)

....................

hueco invisible

el poemita escrito por iñigo

"para el día de la madre"

 

De que tÚ me quieres

ya no tengo dudas:

cuarenta años discutiendo,

criando hijos imperfectos,

tenaces, sanos y bellos,

han sido prueba de fuego.

 

(Bueno)

Uno nos salió poeta,

en fin, ¡AHÍ DIMOS EN HUESO!

 

Y nuestros tres nietecitos,

¿qué dices de eso?

¡Ese chicarrón de ojos limpios,

tan sereno,

y las dos flores más traviesas

a este lado del Estrecho!

 

Mejor dejo de hablar de ellos,

que babeo y me vuelvo loco,

que sólo un abuelo sabe

cuánto amor cabe en un nieto

(y) cuánto amoR sale a bandadas

del corazón de este viejo.

 

Y regreso a lo que estaba,

a gritarte que te quiero

...y a pedirte en un susurro

el mejor de mis anhelos:

que me cantes cada alba,

que me arrulles ahora y luego

con la voz de pajarito

que me hace vivir contento

desde aquel día en Alfaro

que probé tu miel de fuego.

 

 

Que ya sé que a veces ronco

y algún jueves chiquiteo,

mas también barro y aspiro

el hogar donde pacemos

y, además, trato de darte

tó lo que gustas, y puedo.

 

(Que) no soy el mejor marido

ni ganas tengo de serlo

(por)que tú y yo somos de verdad

de piel, de amor y de huesos,

y poca falta nos hacen

los esquemas, tan perfectos,

de esa gente que no sabe

que es un amor de los nuestros.

 

(Y) Por eso me pongo erguido

y con la mano en el pecho

no pestañeo al mirarte

ni al pedirte que me cantes,

que me eleves hasta el cielo,

(que) tú eres mi mujer del alma,

madre de tó cuanto quiero,

y que no cabe en mil versos

todo el amor que te tengo.

 

¡Pilarica de mi vida,

compañera de mis vuelos!

 

-----------------------------------

 

Iñigo, Popayán, 14 de mayo de 2006.

hueco invisible